20080930

Jolas garaian

Bekain altxatuekin forma hartu eztuten galdera lausoak marrazten dizkiozunean urteen lekuko herdoilak bakarrik emango dizkizun erantzunak baino eztitu topatzen zuretzat.

Garai batean haurra izan zela kontatu diote, baina txirrinaren egunerokoak eragindako amnesiak eztio jada zure egonezinaren arrazoia ulertzen uzten.

Ez ezazu errukirik izan berarekin, eta jolas garaira irtetean bekainak zimurtu, helduen ergelkeri horiei arretarik ipiniko eztiezula aditzera emanez.
jarraitu irakurtzen...

20080706

Instante

"En la esquina de una noche sin velas te amé un instante..."

"… y vagabunda, huerfana de tí y herida en pena..."

en penumbra, mientras barro las cenizas de los rastros de mi alma yo construyo los castillos donde habita mi esperanza, moradora de deseos que me obligan a seguir. Sin tu lumbre, mi calor, deslizaré por la nada los abonos de mi tierra hasta encontrar la semilla que germine sin tu luz. Y volverá así a mí mi alma, ahora tan lejos de aquí, cada noche a este regazo justo antes de dormir.
jarraitu irakurtzen...

Su itotan

Hiri suntsitu batean adreilu beltzak dira
paradisu ezberdin baten berriemaile
eraikinen metalazko zutabe oker eta eroriak
beso puskatuetan altxata
izandakoaren garraikur
Ez iezadazula esan zer den ikusten ari naizena
Algarak, harridurazko algarak
dariote ene masailei baina
inguruko kearen hautsak ahoa ixtera behartzen nau

Negarra eta itxaropena ditut barruan lehertzen
jarraitu irakurtzen...

20080609

Minuri o la ausencia contenida

Yukie respiraba despierta tumbada en su cama. La noche, generosa de un viento de verano empujaba sus aires hacia el dormitorio donde ella, desnuda, recibía su brisa con ojos de dócil criatura esperando a Minuri.
Dentro hacía calor y su largo cabello negro de estirpe oriental, se enredaba en sus altivos pechos pegándose en lo blanco de sus formas de geisha mientras las sábanas, pegadas a su piel se desprendían por su cuerpo en sutiles cadencias de ociosa dejadez.
Yaciendo sola esperando a Minuri empezó a imaginar formas de Kanji, lineas negras de extensiones rotas que cruzaban sus muslos para rozar el vello del oasis de su pubis que en un alarde de trompetas porosas empezaba a crecer pidiendo a Minuri que no llegaba, más.
Sus ojos rasgados, ahora cerrados, exhalaban las ganas contenidas que su cuerpo mitigaba tocándose con la almohada cuando la ciudad de Osaka, que hasta entonces dormía empezó a despertar escuchando el roce de caricias que escapaban de su cuarto.
Las luces de mesilla de modo intermitente fueron alumbrando edificios inundados de habitantes que miraban a Yukie escondidos en sus casas. Tras cortinas y persianas contemplaban a Yukie y anhelaban en secreto fantasías en su cama cuando al verla, abriendo sus piernas para dejar al descubierto aquellos labios, humedales de erecciones e inchazones recorrieron la avenida.
Las manos de Yukie andaban las calles de sus muslos apretados y por la longitud de sus piernas avanzaba el tráfico nocturno que al combustir eléctrico terminaba estirándos en los dedos de sus pies. Los dedos de sus manos, alcanzando la cara oculta de la luna de sus piernas se mojaron de emociones con olor a sushi fresco y el del medio, el corazón, bailó a ritmo de Taikos, entrando y saliendo, entrando y saliendo, al son de geminos que cantaba su garganta.
Entonces, abrío los ojos para contemplarse. Su cuerpo en ‘M’ moviéndose sola esperando a Minuri y sus dedos, ahora como galanes que enloquecen, jugaban en su lengua inundada en saliva provocando más abajo nuevos gemidos de intimidad latente.
Al mirarse, vio a lo lejos a Kiyoshi, un artista cosmopolita que en penumbra la pintaba con colores terciopelo y ella siendo musa traidora cambió de postura y con sonrisa lasciva lo invitó a esculpirla. Se tocaron, se tocaron con las palmas de las manos undiéndose en sus carnes, en pezones alineados que giraban en pantone y extendieron en abrazos una arcilla desterrada derritiendose en la espalda.
En un giro de cintura tropezó con Alcachone, mafioso italiano allí extraditado famoso en Osaka por sus dimensiones y Yukie, en actitud occidental hizo esfumarse a Kiyoshi queriendo tomar medidas. Alcachone era grande y lo hicieron por detrás y por delante, en cuclillas y al revés, en bruscos movimientos que violaron su vagina y cuando todos pensaron que estaba ya extasiada fijó la vista en Megumi, su vecina reportera que en el pasillo esperaba. Anudando sus rodillas se besaron con sus labios en relieve y con las yemas enredadas supieron de sus curvas en las curvas de la otra suspirando los finales de una noche de verano.

La ciudad al ver carta de ajuste en el balcón de Yukie volvió a dormir cerrando puertas y ventanas y Yukie, descansada en su cama, siguió allí esperando a Minuri.
jarraitu irakurtzen...

20080411

Han

musika entzuten
oheratzen
notak
neuronak zeharkatzen
mailuen erritmora
lokartzen
jarraitu irakurtzen...

20080321

Mendebalde

Brussels

19:30 post meridian

otza eta elurra kalean

metronomo baten

ibilera duten

odolgabeko

panpin geldoz inguratuta

semaforo bat

gorrian pasatzen dudanean.

%20eko langabezia duen

hiri honetan jendearen

tetrabrikezko gorputzek

aurpegi gogaituak

eztituzte galtzen

baina

poliziaren arreta

neureganatzea lortzen dut.

Isuna, 120 euro.

Europan gaude.

nik berriro egingo

eztudala

esaten diot poliziari

eta argi gorriz

edertua

eskaparateko emagalduak

bezeroari

maite duela

esaten dio.
jarraitu irakurtzen...

20080221

Telebistari begira aitarekin elkarrizketa on bat

Ni: - "... eta titi hoiek benetazkoak dira?!"
Aita: - "Ez..., baina ipurdi hori bai."
Ni: - "Polita da."
Aita: - "Hoixe baietz."
jarraitu irakurtzen...

20080220

Laino Nakartua

Ilun zegoen oraindik, esnatzear, begiak iriki eta ohetik altxa gabe lehioa zabaldu dudanean.

Aize frexkoak garuna oztutzen zidan eta trena hartu behar nuelako altxatzeko zaplaztekoak ematen zizkidan bitartean ni, amarekin burruka batean bezala, gor itxurak egin eta nagitsu bizkarra ematera nindoan zeruan ikusi dudanean, pausatu eta sentsuala, iluntasun itxi hori argi zuri fosforeszentez betetzen, ene bada!

Mikrosegundu bat iraun duen maitasunezko ixtorio bat izan da, trenean pentsatzen ohetik altxa eta etxeko galtzerdiak jantzi ditudanerarte, baina ordularia gaur gorrotorik gabe begiratzeko haina zorion eman dit.

Beranduago jakin ditut ezezazun bitxi horren izena eta izana. Oh! Laino Nakartua, oh! Zure edertasunak eremu zerutiarretan ere desiragarri egingo lukeen xarma berezia zuen.

Egon zaitez azkenekoz bihar nere zai, maite, esnagailuak mailuz burua golpatzen didanerarte, eta eman iezaiozu logure honi gautxori batean bihurtu nahi izateko eduki dezakeen zentzuzko arrazoi bakarra.
jarraitu irakurtzen...